Version en CastellanoEnglish Version  
 

       Día tras día las mujeres están sometidas a un bombardeo permanente de imágenes con rostros muy atractivos. En televisión, cine y revistas, imitamos sus estilos de peinado y maquillaje pero en la mayoría de las ocasiones nos es difícil conseguir un efecto deseado, aunque nos maquillemos igual que otra, la estructura de nuestro rostro sigue siendo e mismo. Los grandes artistas durante años definieron los cánones de belleza y los rasgos que diferencian un bello rostro de otra menos atractivo. Lo que entendemos como rasgos estéticamente aceptables varían de hombre a mujer y de época. Actualmente la tendencia es que la belleza cada vez se acerque más a un modelo preestablecido. La feminización de los rasgos masculinos aumenta el atractivo de los hombres, y que la masculinización de algunos rasgos femeninos produce el mismo efecto en la mujer. La belleza es pués una manifestación agradable de un conjunto basado en cuatro aspectos:

SIMETRIA: La asimetría es lo mas importante y contribuye a que una cara no sea estéticamente bella, aunque nunca es absoluta, pues ninguna cara tiene un perfil igual en ambos lados.

PERFIL: Lo ideal es que estén bien dibujados y sean proporcionados los relieves de frente, nariz, mentón o sea en el conjunto de la Unidad Estética Toda.

ARMONIA: La relación entre las distintas partes del rostro hace que las separaciones de la norma, sean atractivas. Antes de decidirte a cambiar alguna parte del rostro hazte un estudio por un profesional para conocer tu estructura facial.

INTERIOR: La belleza de un rostro, o de un cuerpo no es sólo lo que se exterioriza , sino que depende de la existencia de una estructura interna armónica.

 
ENTONCES: Descubrite a ti misma.